lunes, 18 de mayo de 2009

HOMENAJE A MARIO BENEDETTI (II)

Unas pocas horas después de haber hecho el post para difundir la noticia del homenaje programado a nuestro gran escritor y poeta, Dn. Mario Benedetti, el mundo entero se ha conmovido con la noticia de su fallecimiento.

Mario Benedetti, Doctor Honoris Causa de la Universidad de la República (2004) y uno de los escritores uruguayos más reconocidos, falleció este domingo en su casa a los 88 años, tras una carrera literaria de seis décadas.

“El dolor se dice callando”, resumió el escritor Eduardo Galeano al llegar a la sala velatoria, el domingo 17 de mayo.

Benedetti -que comenzó su carrera literaria en 1949 y fue también periodista, empleado público y vendedor- fue internado el año pasado en varias ocasiones debido a problemas intestinales y respiratorios. Había sido dado de alta a principios de este mes de un hospital privado tras una enfermedad intestinal.

Doctor Honoris Causa de la Universidad de la República

Mario Benedetti recibió el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de la República el 22 de marzo de 2004. Se trató del cuarto Doctorado recibido pero este tuvo un valor especial.

“En los últimos años he recibido doctorados en tres universidades muy queridas para mí: Alicante, Valladolid y La Habana, pero este honor, que ahora me otorgan, viene de (esta) Universidad que es como decir el corazón de mi país y pasa a ser el huésped de mi propio corazón”, dijo Benedetti en su discurso.

Según recordó el escritor, antes del exilio se desempeñó como taquígrafo y secretario de actas de los consejos de las facultades de Química y de Humanidades, ganó un concurso como director del Departamento de Literatura Hispanoamericana de la Facultad de Humanidades, fue elegido miembro del Consejo de esa Facultad y posteriormente integrante, en nombre de Humanidades, del Claustro Universitario, puesto que nunca llegó a ocupar porque lo impidió la dictadura militar.

El agradecimiento de Benedetti:

“Sólo unas palabras para decir gracias. Al señor rector y en su nombre a esta universidad que después de todo es la mía; y también a Sylvia Lago por su generosa y lúcida aproximación a mi obra.

En los últimos años he recibido doctorados en tres universidades muy queridas para mí: Alicante, Valladolid y La Habana, pero este honor que ahora me otorgan viene de una universidad que es como decir el corazón de mi país y pasa a ser el huésped de mi propio corazón.

Mi tránsito universitario tuvo que ver sobre todo con dos facetas muy diversas, ambas vinculadas a la Facultad de Humanidades.

Una de las profesiones con la que durante varios años me gané la vida fue la de taquígrafo, y con otro colega, mi entrañable amigo Mario Jaunarena, hoy desaparecido, formamos un equipo que atendía, por estricto concurso, a los consejos universitarios. En ese campo me tocó desempeñar durante un buen lapso la labor de taquígrafo y secretario de actas en el Consejo de la Facultad de Humanidades.

Varios años después gané un concurso como director del Departamento de Literatura Hispanoamericana en la misma facultad, y más tarde fui elegido miembro del Consejo. O sea que primero taquígrafo y después consejero. Una silla enfrente de otra, y también una visión distinta de otra.

Posteriormente el profesor Arturo Ardao y yo fuimos elegidos, por unanimidad de la Asamblea, como integrantes del Claustro Universitario, pero nunca llegamos a ocupar esos cargos porque lo impidió la dictadura militar, yo creo que como una muestra de su claustrofobia.

Aparte de mi pasaje estrictamente profesional por Humanidades, hice allí muy buenas amistades, organicé varios seminarios durante los cuales enseñé y sobre todo aprendí, convocando a los más destacados narradores y poetas de este Uruguay único y siempre cambiante. Después vino desgraciadamente el exilio.

Aclaro que si menciono este historial no es para vanagloriarme de él, sino para que le haga modesta compañía a este honor que no sé si merezco, pero que viene a alegrar mi sobrevida."

Bagatelas de Benedetti, leídas por el autor durante el acto

Las hormigas trabajan sin cesar

porque no tienen sindicato.

***

Mis alergias son pocas pero respetables.

Soy alérgico a la nuez,

a las polvaredas,

a la hipocresía

y al presidente Bush.

***

Ninguna guerra empieza mientras la religión no la bendice.

***

Lo mejor que le puede ocurrir a un cura es cometer adulterio con una monja.

Que esté buena, claro.

***

Los extremos se tocan,

sobre todo con las extremas.

***

No hay Marx que por bien no venga.

***

En el velorio del millonario,

los deudos lloran a carcajadas.

Fuente: Universidad de la República. http://www.universidad.edu.uy

7 comentarios:

Themis dijo...

Hola! Que lindo post.
Que vida que tuvo y que lindo que pudo morir sin dolorosa agonía.
Acabo de releer Los pocillos, el primer cuento de él que pasó por mis manos, lo leyó la profesora de literatura en las clases extras que nos daba.
Cariños

Benedetti is dead dijo...

Benedetti is dead!

Pepo´s dijo...

Hola Su,
Si una lastima, es que por ahora con Cami no me da el tiempo para nada, menos para tejer, igual podemos seguir en contacto, tal vez cuando este mas grande pueda volver a integrarme al grupo.
Cami el mes que viene cumple 1 año, pasa volando, esta re grande y ya camina agarrandose de las cosas.
Tus sobrinitas como están?, se van recuperando bien.
Me alegro tener noticias tuyas.
Besos

Eunice Martins dijo...

OLÁ MINHA QUERIDA AMIGA!

Sempre que estou para baixo,
Que parece haver uma nuvem escura se aproximando ou mesmo quando ela já está aqui,
Que sinto que meus ombros não vão suportar o peso da vida,
Vocês aparecem...
Transformam tudo em luz e amor.
Somos pessoas diferentes,
Mas quando estejamos juntas é como se fôssemos uma só brincadeira,
Uma só risada,
Uma só luz.
Quando nos encontramos o mundo inteiro parece mudar de cor,
O ar fica puro,
Os dias lindos e ensolarados,
Meus ombros não sentem mais o peso de antes...
A amizade de vocês inunda de luz meu coração,
Me faz sentir amada,
Me faz ver toda a beleza da vida.
Essa é uma declaração de amor às irmãs que Papai do Céu colocou no meu caminho para me fazer feliz.
DESEJO UM FIM DE SEMANA MARAVILHOSO COM MUITA SAÚDE,PAZ E AMOR.
BEIJOS COM MUITO CARINHO.

Flavia dijo...

Te felicito por las cosas que haces. Yo soy de Buenos Aires, y me muero de envidia que tengan un grupo con el que se juntan ¿no sabés si existen las tejedoras porteñas? tal vez alguna vez me animo y cruzo el charco para visitarlas. Yo también tejo, hace unos días me cree un blog http://puntoperdido.blogspot.com/. Espero tu visita.
Flavia

Flavia dijo...

Susana:
Antes que nada gracias por el comentario en mi blog. Ahora me tengo que ir a trabajar, pero en cuanto vuelva voy a seguir navegando por el mundo de los blogs que me está resultando maravilloso. Mi cabeza no para de crear y a las manos no le dan los tiempos para seguirla.
Saludos desde Buenos Aires.
Flavia

Lidín me dicen. dijo...

Guauuuu, no había leído de Benedetti algo tan sencillo y completo, me encantó, qué pena que no haya podido asumir por la dictadura, son propios de cada país los detalles que ahora conozco.
Cariños.